Lisboa, una ciudad donde conviven lo moderno y lo tradicional | Sylvana Cabrera

Al traspasar la entrada de este espacio recreativo, uno se adentra en un recinto con un aire hípster, donde la creatividad se respira de forma natural y sin ostentaciones. Casi 50 establecimientos que van desde galerías de arte, cafeterías, restaurantes, casas de té, hamburgueserías, cervecerías y algunos food trucks, se complementan con un boliche gay y pequeños locales de diseños únicos donde la indumentaria y los objetos deco tienen el protagonismo.