Química en la cocina | Alva Sueiras

Entre la química y la cocina es un original volumen práctico que integra los conocimientos profesionales en higiene alimentaria de la autora, sabios consejos en economía doméstica contemporánea y una selección de recetas caseras, sencillas y prácticas que subrayan la inclinación culinaria de Cicero, diplomada en pastelería en Gato Dumas.

Tentaciones: la nueva y sugerente propuesta editorial de Crandon | Alva Sueiras

Tentaciones marca un punto de inflexión en la línea editorial del Instituto Crandon. El formato, más manejable y contemporáneo, integra una estética que se aleja de la tradición y se acerca al universo foodie. El libro, publicado por el sello Grijalbo, propone más de 120 recetas dulces divididas en siete capítulos.

Ollas, de Garage Gourmet, inaugura la temporada de comidas de cuchara | Gabriela Cabrera Castromán

Ollas, como el colectivo Garage Gourmet, tiene un carácter comunitario y es un libro abierto en dos sentidos. En primer término, muestra colaboraciones de diversos actores culinarios: Aparna Sorni prepara un rogan josh curri de cordero, olla típica de la India; Soraya Herrera cocina un mole negro de Oaxaca (México); Laurence Lemare viaja a Francia con el boeuf bourguignon, una carne estofada en vino, y el bazar de especias SAMUD aporta mezclas especialmente preparadas para el libro.

Sabores hebraicos | Alva Sueiras

En la cocina hebrea los alimentos son preparados según las leyes Kashrut, que prohíben el consumo de carne y lácteos en una misma comida. Los judíos ortodoxos usan platos, utensilios de cocina y recipientes distintos para productos cárnicos y para derivados de la leche. La autora se decantó -una vez más- por la cocina vegetariana para la selección de las ciento cincuenta recetas incluidas en este volumen.

Llanto por la muerte de Yenny-del-Rhin | Anna Larreta

El Uruguay es, sin lugar a dudas, un país de libros. Este blog lo prueba. Con una cobertura digital gracias a la cual hasta yo, con mi ya más que conocida distracción cibernética, vivo “navegando” y descubriendo los placeres y las ventajas de vivir colgada a la red más inconmensurable jamás tejida, el nuestro es un país en el que se escribe antes de aprender a hablar.