La Linda tiene cara de mujer | Sylvana Cabrera

La Linda de Carrasco se caracteriza por darle a la zona una verdadera cachetada gastronómica. Era impensable encontrar un lugar que ofreciera un crujiente choripan, una pascualina, panes con grasa caseritos o rosca de chicharrones. El alma de la casa es sin dudas el gran horno de barro que se enorgullece de sacar a diario deliciosas y crujientes medialunas, cuernitos, empanadas y los mejores panes de la zona. Ensaladas de cous cous y vegetales, de quinoa con palta o de lentejas con queso de cabra y calabaza.