El origen de las plantas alimenticias | Rafael Varela

Cuando los padres varios días después entraron a la habitación y vieron que la joven no había probado la tierra, se sorprendieron y le preguntaron por la causa de su falta de apetito. Se sorprendieron cuando la niña les contó la visita de la luna y sobre los alimentos. Los padres le pidieron que les avisara cuando el joven regresara, pues querían conocerlo. Así lo hizo. Cuando lo encontraron, le preguntaron cómo y dónde se cultivaban los frutos que había traído.