Viajar y descubrir

El Vaticano

Roma, la ciudad eterna (II) | José Antonio Flores

Porque hay que decirlo desde ya: el Vaticano podrá ser muchas cosas (eso dependerá de la visión de cada persona), pero sobre todo es un negocio terrenal muy próspero, montado con el material y los elementos de lo espiritual.

Paraguay

Canción triste de Asunción | Miguel Barrero

Existe una canción muy arraigada en el imaginario paraguayo que se titula Che pykasumi. Es una pieza tristísima escrita en guaraní, el idioma que hablaban los indígenas y que aún habla más de la mitad de la población del país.

Roma, la ciudad eterna (I) | José Antonio Flores

“A Roma hay que ir alguna vez». Es una frase redonda, asertiva. No obstante, también necesita ser matizada. Se podría hacer afirmando que hay que ir si perteneces a la religión más practicada del mundo y si eres devoto fiel,,,

Londres

«En Londres llueve menos de lo que crees” | Ernesto Eimil Reigosa

Ubicado en el este de Londres, el barrio de Upton Park es uno de los lugares con mayor cantidad de emigrantes de todo el Reino Unido. Bajo la sombra del suntuoso y moderno Estadio Olímpico, en los últimos quince años el área presenció la llegada de unos setenta mil extranjeros, provenientes en su mayoría de países del Cercano y Medio Oriente.

Cafecito París | Margarita G. Telesca

Pruebo. Delicioso. Café recién hecho, temperatura perfecta. El aire de la ciudad recorre las mesas volando las servilletas sueltas. Las hojas de los plátanos decoran la vereda. Los parisinos tienen la suerte de disfrutar del hermoso verde de esos árboles sin las molestas felpillas que tenemos en Montevideo, grandes responsables de los ataques de alergia y conjuntivitis de los que caminan sin lentes en las tardes de viento de nuestra capital.

Amor al arte, amor a la música | Gustavo Ripa

Y de cómo el dicho popular: “hacer arte por amor al arte”, se basa en un supuesto, en una creencia muy arraigada en nuestra sociedad, de que el artista no tiene derecho a vivir y a cobrar por su trabajo. Aunque cueste creerlo, hoy día, muchas personas actúan y opinan…

To the trains

Mind the gap | Margarita G. Telesca

Londres. Es primavera pero se sabe que para una uruguaya esa temperatura es invierno seguro. Campera cerrada, guantes, bufanda y gorro. Ese gorro que en Montevideo no me da la nafta para usarlo, allá no me importa. Londres, una de esas grandes ciudades donde nadie mira a nadie. El lugar ideal para un alma tímida…

Estos cielos uruguayos | Graciela Balparda

He rescatado del olvido algunos libros que fueron muy queridos por varias infancias familiares y, tal vez, se me pegó un poco de aquel, desacostumbrado ya, estilo que tenían los bisabuelos escritores…

La larga odisea de los maragatos | Miguel Arregui

León surge de golpe, metida en un gran pozo. Es una ciudad mediana, muy agradable, con una buena calidad de vida aparente. Su casco antiguo, bonito y movido, incluye una catedral gigantesca, que rivaliza con la de Burgos.

Würzburg | José Antonio Flores

Cuando el viajero llega a Würzburg —ubicada a unos cien kilómetros al noroeste de Núremberg—, ya en noche cerrada, se encuentra ante una ciudad solitaria.

Rothenburg | José Antonio Flores

El viajero ya iba arengado por la singularidad del sitio, pero eso no fue suficiente. Es una población que, quizá, ya se haya soñado y, tal vez, no se sepa (porque de todos es conocido que la mayoría de los sueños se olvidan al despertar).

Núremberg | José Antonio Flores

Veamos, por ejemplo, sus bares y restaurantes. No es fácil para el viajero resumir cómo son ni, tan siquiera, le es fácil hacer una somera exposición del servicio que en ellos se recibe. Tan solo podría decir algo que, tan solo de forma atribulada, podría acercarse a una definición torpe: tradición.

Última noche en Madrid | Jorge Bafico

Habíamos hecho casi todo lo que nos habíamos propuesto, desde conocer su oferta culinaria como el pulpo, las croquetas de bacalao, las tapas en sus diferentes versiones, el cocido madrileño, los bocadillos de calamares, los huevos estrellados o los churros con chocolate de la Chocolatería San Ginés. Tampoco se nos escaparon sus museos, mucho menos el inmenso Guernica.

Muchos orientales en Estocolmo | Joaquín DHoldan

El mundo está cambiando por eso pensé que podía escribir sobre un viaje que nunca hice. Últimamente veo mucha gente que viaja, que dice que viaja. Supongo que en estos tiempos de redes sociales virtuales es fácil mostrar, y para muchos es necesario. Presumir de viajes es una vieja costumbre. Contar destinos, describir paisajes, fotografiar monumentos, recorrer caminos, tomarse aviones, barcos, trenes, probar comidas raras…

El amor a la comida es un amor sincero | Miguel Arregui

Tengo la más alta consideración por el jamón crudo español —serrano o ibérico—, casi tan buenos como los que hacía mi padre hace medio siglo ya: un proceso artesanal de salado y curado que demanda varios meses. En Uruguay el jamón crudo, ahumado o no, es escaso y caro; en España es cosa accesible y cotidiana, pues se producen más cerdos que vacunos por la falta de espacio y de praderas. Entonces en el Camino de Santiago comí jamón cada día, hasta que mis labios se cuartearon.

Irish, el país de los celtas (II) | José Antonio Flores

Alejados de Dublín y su entorno, el viajero no va a volver a ver ciudades tan grandes y tan cosmopolitas. Si omitimos Belfast y el norte de Irlanda, de soberanía británica, la República de Irlanda cuenta con pocas ciudades de importancia poblacional: en el oeste encontramos Galway y Limerick y en el sur Cork, como ciudades con mayor entidad al margen de Dublín.

Irish, el país de los celtas (I) | José Antonio Flores

Tras contemplar el primer trozo de esta gran isla verde desde la escueta ventana del incómodo avión, te sorprendes de que exista tierra tras la inmensidad del océano. Un rato antes, el trozo suroeste de la gran isla imperial británica, justo enfrente, ya había hecho presencia, pero aún así me sorprendió ver esa otra isla más pequeña a la que nos dirigíamos, como perdida en la mitad de la nada.

Lisboa, una ciudad donde conviven lo moderno y lo tradicional | Sylvana Cabrera

Al traspasar la entrada de este espacio recreativo, uno se adentra en un recinto con un aire hípster, donde la creatividad se respira de forma natural y sin ostentaciones. Casi 50 establecimientos que van desde galerías de arte, cafeterías, restaurantes, casas de té, hamburgueserías, cervecerías y algunos food trucks, se complementan con un boliche gay y pequeños locales de diseños únicos donde la indumentaria y los objetos deco tienen el protagonismo.

Hotel Convento do Espinheiro, un oasis en el Alentejo portugués | Alva Sueiras

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció sobre un espino ante un pastor en el corazón de la dehesa alentejana. De este lugar de devoción se erigió una capilla que por orden del obispo D. Vasco Perdigão se amplió a Convento, priorato que sería entregado a los frailes Jerónimos a mediados del S.XV.

Dos orientales en Bristol (II) | Joaquín DHoldan

En fin, que en cuanto vi la estética de la ciudad entendí su elección. Mi hijo tiene tatuajes, caravanas y el pelo de colores desde hace tiempo y allí era uno más. Incluso las señoras mayores que uno se cruza rumbo a la feria suelen tener el pelo azul, violeta, rosado o naranja, dejando atrás aquello de peinar canas. Una ciudad llena de rock. Llegué y me dijo “tengo seleccionado los sitios a los que llevarte”.

Stefan Zweig, el inmortal | Priscila Guinovart

Me invadió en numerosas ocasiones, no obstante, el sentimiento de que Viena me era familiar y hasta predecible. ¿Cómo podría ser eso posible si era la primera vez que pisaba suelo vienés? Y sobre todo, ¿cómo podría ser eso posible en una ciudad que se obsesiona con seducir, maravillar y sorprender a los mortales? Deduje que el culpable – el exquisito culpable – era Stefan Zweig. Y antes de que se me acuse prematuramente (¿acaso no todas las acusaciones son prematuras?) de pretender mezclar sugerencias turísticas con literatura, déjenme decirles que un fenómeno muy similar se produce entre Borges y Buenos Aires, entre Victor Hugo y París o entre Vargas Llosa y Lima.

Libros, abre la muralla | Jaime Clara

Cuando se habla de literatura portuguesa, hay dos nombres fundamentales que se hacen presentes: Fernando Pessoa y José Saramago. Ambos, habitantes de diferentes tiempos, forman parte del paisaje portugués, no solo por su obra, sino que se transformaron en verdaderos artículos de souvenirs.

Dos orientales en Brighton | Joaquín DHoldan

El Brighton Pier (Muelle de Brighton) es uno de los muelles más antiguos y largos del mundo. Mide aproximadamente 524 metros. Su construcción comenzó en 1891 y fue abierto al público en mayo de 1899. Es también uno de los muelles más visitados del mundo.

Lisboa de mis amores | Sylvana Cabrera

Desde hace muchos años tenía curiosidad de conocer Portugal, algo que cada vez más se convirtió en un objetivo imperioso, luego de que cada amigo, conocido o cliente de nuestro restaurante, me contara maravillas de este destino.

Hacia el país de las cúpulas azules | Juan Antonio Varese

Uzbekistán se precia de ser la cuna de Tamerlán, el héroe nacional cuya recordación patriótica ha resucitado después de conquistar la independencia de la Unión Soviética, el 1 de setiembre de 1991, bajo el nombre de República de Uzbekistán.

Literatura de viajes | José Antonio Flores

De hecho, quien esto suscribe se sintió defraudado cuando se adentró en las páginas del libro citado anteriormente, Viaje por España, de Gautier al comprobar que en las páginas dedicadas a la Granada de 1840 —a pesar de los profusos datos sobre la Alhambra y el Albaicín, incluso sobre Sierra Nevada—, ofrece una visión muy sesgada de la ciudad a nivel social, principalmente —él mismo lo viene a insinuar en algún momento—, por haber conectado el viajero romántico tan solo con el entorno social y económico más privilegiado de la ciudad, sin que tengamos referencias concretas sobre el costumbrismo latente en el pueblo.

Volar, comer y disfrutar

El surgimiento del nuevo formato denominado “low cost”, que se basa fundamentalmente en el costo adicional por cualquier tipo de equipaje, así como eliminar cualquier tipo de servicio gastronómico a bordo. Es más, muchas de ellas comercializan su oferta a bordo, siendo el pasajero el que opta o no por esta posibilidad.

Turismo, una actividad para todos los gustos | Sylvana Cabrera

Cada uno de nosotros tiene sus preferencias a la hora de elegir dónde y cómo disfrutaremos de nuestras vacaciones. Pasando por destinos clásicos que nunca pierden vigencia cómo Machu Pichu, Taj Mahal, París con su Tour Eiffel, Orlando con sus Parques de Disney, Londres con su Big Ben, Roma y su Coliseo, y así podemos seguir sumando en lo que llamaríamos turismo de destinos.

Un lugar de La Mancha | José Antonio Flores

Siempre conservamos en la mente los lugares literarios e históricos, sabedores de que son pocas las ocasiones en las que la realidad coincide con la imaginación. Sin embargo, en muy raras ocasiones lo imaginado con la lectura se presenta ante los ojos en la realidad. En pocas ocasiones ocurre esto, pero cuando ocurre la satisfacción es infinita.

Fobias y filias del turismo | Alva Sueiras

Viajar es uno de los placeres mundanos que aglutina más adeptos y admitámoslo, el disfrute comienza con la mera proyección del viaje. Elegir el destino y bucear en la red a la caza y captura de esos pequeños tesoros comprendidos en nuestro campo de debilidades y prioridades viajeras, alimentan y estimulan la expectativa y el deseo de partir.

Sikander Museum | Juan Antonio Varese

Llegamos a Dubai, un milagro de cemento en el desierto arábigo, desde el vecino sultanato de Omán en un taxi conducido por un simpático joven, atravesando carreteras de cuatro carriles y variedad de autos de lujo. De seguro que nos cruzamos con varios Ferraris entre Mercedes y Jaguares de modelos tan exclusivos como los que se ven en las revistas especializadas de automovilismo.

Una calle en penumbra | Miguel Barrero

Quizá sea por ese encanto decadente que no es exactamente el de un lugar cualquiera de provincia, sino el de una gran ciudad venida a menos, o por la escasa ampulosidad que decora su grandeza. Muchas noches la recorrí entera sólo por el placer de sentir el frío del invierno azotándome en la cara mientras descendía de vuelta a casa, y otros tantos días caminé por ella sin que hubiera motivo, sencillamente porque me apetecía repasar sus edificios uno a uno, desde la vieja almoneda que se abría ante el palacio de Monterrey hasta la iglesia de San Benito, arrinconada en un recoveco inverosímil.

Misión imposible: París en 48 horas | Priscila Guinovart

El Sena atraviesa París de forma bastante inusual: lo zigzaguea. Por lo tanto, mantenerse al lado del río lo llevará a conocer la Torre Eiffel, el Louvre, Notre Dame, la Asamblea Nacional y la Conciergerie, entre otras delicias arquitectónicas. Tenga en cuenta que, si bien le hablo de una distancia poco mayor a cinco kilómetros, hay mucho (¡mucho!) para ver – solamente la foto saltando con la Torre Eiffel detrás se traduce en una inversión de diez minutos.

Un oriental en el desierto (fin) | Joaquín DHoldan

La belleza del desierto desaparece cuando se llena de enfermedad y muerte. Logramos que un lugar único y hermoso, lleno de armonía, áspero sí, pero dulce a la vez, sea el rincón en que acorralamos a un pueblo pacífico, culto y tolerante. Cuando estoy en casa y me ducho pienso en ellos y me muero de la vergüenza. Veo sus ojos en la ciudad llena de horizonte y ruido, donde hablar parece imposible, el viento no se ve.

Un oriental en el desierto (4) | Joaquín DHoldan

Un día, luego de una jornada de trabajo me fui a lavar las manos, miraba el bidón pensando como lo haría, hasta que vino mi amigo Tiba, levantó el bidón y mientras yo me lavaba me dijo “Aquí nos necesitamos para todo, ni lavarte solo es posible”. “No deberías fumar tanto”, le dije mientras se armaba un nuevo cigarro, “Los presos fuman”, me dijo. Y antes de que le preguntara algo más agregó “no ves los barrotes porque nuestra cárcel es de arena”.

Magallanes, aventurero de mares, entre arbustos | Juan Antonio Varese

La placa conmemorativa que luce bajo el busto, cubierta por el follaje que crece desordenadamente en su entorno, hace referencia a la fecha del 10 de agosto en que la expedición partió de ese mismo lugar, rio abajo y con rumbo a Sanlúcar de Barrameda, en la desembocadura del Guadalquivir en el Atlántico.

Roquebrune-Cap-Martin, la virginidad francesa | Priscila Guinovart

Imagine rutas que intercalan, casi caprichosamente, viñedos y olivos a modo de decoración. Allá, a los lejos, arañando el cielo con sus largas uñas blancas, están los Alpes, con su eterna majestuosidad y elegancia. Oponiéndose a la montaña está el Mediterráneo, mar engalanado de infinitos acantilados con robustos naranjos y limoneros que parecieran tener como única misión romper con el turquesa del mar.

Mercado de camellos | Juan Antonio Varese

El mercado de camellos más famoso del mundo y eventualmente el más grande se encuentra en Egipto, en la localidad de Birqash. Allí concurren todos los años desde todas partes del mundo árabe los ricos jeques para confraternizar, vender o comprar los dromedarios. Algo así como el Gran Derby o las fiestas ganaderas.

Un oriental en el desierto (3) | Joaquín DHoldan

Pasando las palmeras, en una zona lejana, con más pierdas que arena, un grupo de jóvenes jugaba al fútbol. Descalzos o con zapatos rotos, con las rodillas marcadas, los dos equipos defendían pequeños arcos. Parecía un todo contra todos. Algún habilidoso hacía pequeñas jugadas, otros reían, los códigos eran exactos a los de cualquier otro grupo de muchachos que persiguen una pelota. Cada patada retumbaba en el desierto.

19 famosos cafés y bares literarios | Alejandro Gamero

En Delicatessen.uy, estamos felices con el inicio de este intercambio con el blog La piedra de Sísifo. Y el debut del intercambio no podía ser mejor: cultura, cafés, viajes, historias. Alejandro Gamero, viaja por el mundo y por la historia, al encuentro de algunos cafés literarios.

Un oriental en el desierto (2) | Joaquín DHoldan

Diluvió cinco minutos y antes de que me pusiera a cubierto ya se había despejado, y el Sirocco, el viento visible, me había secado hasta las lágrimas. La realidad es el mayor de los espejismos. Algunas dunas rozan los doscientos metros. “Son casi tan altas como el Cerro”, le dije al conductor. Iba a explicarle las características geográficas de mi barrio en Montevideo cuando nos interceptó una patrulla del ejército Polisario. Nos iban a escoltar el resto del viaje.

Aromas de otros tiempos… | Sylvana Cabrera

Para mi sorpresa, desde el 2016 se llama Don Victoriano y fue declarado Café Notable y Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires. Mantiene su decoración original y las actividades musicales en el primer piso (eventos de jazz y tango).

Un oriental en el desierto (1) | Joaquín DHoldan

En “El evangelio según Jesucristo” Saramago lo describe a la perfección. El Mesías va por la orilla del mar, recoge una caracola, la pone en su oído y dice: “el desierto”. Es verdad. Ese susurro interminable. Ese silencio único. Esa sensación de soledad y desolación; al mismo tiempo esa atracción admirable, esa belleza indiscutible sin necesidad de nada.

Perú gastronómico y cultural | Alva Sueiras

Desde muy niña el viaje ha marcado mi forma de mirar al mundo. Con apenas seis años hice mi primer viaje sola en avión, con la única compañía de un amable azafato y un portadocumentos de plástico suspendido sobre mi tierno pecho y sujeto alrededor del cuello por una cuerda roja. Iba a visitar a mis abuelos a Valdoviño, entonces una aldea gallega con frondosos bosques, arañas gigantes y matas con moras que recogíamos cada día a la hora de la siesta.

Buscando las raíces de Kunta Kinte | Roberto Bennett

Al aterrizar en el aeropuerto internacional de Yundum, uno sabe inmediatamente que se encuentra en el corazón del Africa Ecuatorial. No sólo por la lujuriosa vegetación y las penetrantes fragancias tropicales que envuelven al viajero al poner pie en tierra, sino también por los abundantes árboles cubiertos de miles de pajarillos multicolores.

Una cena de las mil y una noches | Roberto Bennett

Este episodio ocurrió hace unos cuantos años, durante una visita rutinaria a los Emiratos Árabes, junto al veterinario inglés David Taylor, un muy querido amigo ya fallecido. Estábamos ambos trabajando para un sheik en un gran parque safari de su

Comer y beber en el museo Museo Branly – Jacques Chirac de París | Sylvana Cabrera

A pasos del Sena, a cuadras de la imponente dama parisina (la mismísima Tour Eiffel) y a pasos de la Catedral Ortodoxa Rusa que deslumbra con sus cinco cúpulas de un brillo intenso, este museo es uno de los íconos de la modernidad parisina. El objetivo de este museo es dar a conocer el arte de las culturas de África, Oceanía, Asia y América, mostrando los aspectos más relevantes de estas diferentes culturas desde lo artístico, histórico y antropológico.

Un oriental en África occidental (final) | Joaquín DHoldan

Nuestra felicidad depende del grupo. Por eso los que se van de vacaciones, están deseando mostrar las fotos, porque necesitamos el reflejo en los otros, es una deformación de nuestra naturaleza. Sentirse parte de la tribu nos completa. Lo difícil es encontrar nuestra tribu. Vuelvo a África para estar conmigo, así como vuelvo a Montevideo para encontrarme. Sueño con estar entre ustedes compartiendo. Siempre fui una persona solitaria. Leer, escribir, ir al cine o al teatro solo era algo normal, aún estando en pareja.

Almorzar en los museos: D’Orsay de París | Sylvana Cabrera

Localizado en el corazón de París, a orillas del Sena y frente al jardín de las Tuilleries, el Museo D’Orsay está instalado en la vieja estación que lleva su nombre -cuyo edificio tras dos años de construcción-, fue inaugurado el 14 de julio de 1900 con motivo de la Exposición Universal. De 1900 a 1939 la estación fue el epicentro de la ciudad, contando con un importante flujo de pasajeros, mientras que el hotel, recibía además de los viajeros, a referentes de la sociedad, el arte y la política, que celebraban allí sus reuniones y banquetes.

Un oriental en África occidental (8) | Joaquín DHoldan

Lejos de la casa hay muchos artistas, pintores sobre todo. En medio aparece una iglesia, de las pocas que vi. En una de sus paredes una placa que colocó Juan Pablo II pide perdón a África por haber permitido la esclavitud. Dos siglos de esclavitud, otros dos de colonialismo. Después dicen que África es pobre. Es un milagro que siga en pie.

Búzios, el paraíso brasileño de Brigitte Bardot | Alva Sueiras

Databan los años 50 cuando esta pequeña península se convertiría en el paraíso discreto de la jet set carioca, a la que accederían de forma venturosa por una tortuosa carretera de tierra. Una aldea de pescadores de exuberante y salvaje belleza que embriagada por el encanto de su alma sencilla, daba garantías de calma y privacidad. La visita en los años 60, de la legendaria Brigitte Bardot, de la mano de su entonces namorado brasileño, Bob Zagury, ruborizó a la comunidad con el primer topless local y puso el destino en la palestra internacional.

Un oriental en África occidental (7) | Joaquín DHoldan

Claro que me gustaría que no hubiera machismo, por supuesto que no me gusta que las familias múltiples puedan ser posibles por la economía y no por el amor. Si por mí fuera, los niños serían niños, las niñas irían a la escuela siempre y no sólo en su tiempo libre de tareas.

Perú: un paseo entre montañas, vampiros, iglesias y goles | Pedro Peña

El centro de Huamanga está poblado de edificios muy antiguos, incluyendo la catedral, cuya construcción duró cuarenta años a partir de 1632. Las arcadas construidas hace cientos de años, con piedras talladas en la época de la colonia, aun cumplen inconmovibles su función de sostener estructuras hermosísimas.

Un oriental en África occidental (6) | Joaquín DHoldan

Por suerte el concierto era tan potente que al poco rato todos bailábamos (en verdad, ellos bailaban). Incluso la música moderna se baila con movimientos tradicionales. El Sabar y el Mandinga son danzas étnicas que con saltos, movimientos pélvicos y flexiones de piernas y brazos (disculpen lo impreciso de la descripción, pero la otra opción era escribir “indescriptible”), resultan imposibles para los extranjeros.

Un viaje por Medio Oriente | Juan Antonio Varese

Los emiratos forman parte de la gigantesca península arábiga, donde conviven varios países musulmanes: Arabia Saudita, Yemen, Omán, los EAU, Bahrein, Qatar y Kuwait. La región estuvo habitada desde el 5000 antes de Cristo por la civilización Dilmún, de gran adelanto para la época (tema al que nos referiremos en otra nota) y en el siglo XVI cayó bajo la influencia de las potencias coloniales europeas, asentándose finalmente la dominación británica.

A la carta: una ruta vegetariana en Lima | Tania de Tomas, desde Perú

Antes de que sus papilas gustativas comiencen a saborear advierto que en esta nota no voy a hablar de cebiches, ni de secos de carne y menos de anticuchos, o sea de jugosos corazones de vaca. Si Perú es el sitio en el que pueden encontrarse las mayores variedades de quinoa o de papa del mundo (hay más de 3.000), Lima es el mejor lugar para comerlas. Así que por eso, y porque soy una vegetariana acérrima, propongo esta ruta gastronómica por el paraíso veggie de América Latina.

La erosión de los corales | Mariana Sosa Azapian

La metáfora de la arena blanca, producto de la erosión de corales y caracoles, que se aprecia en Arraial do Cabo y Cabo Frío (el primero como extensión territorial del otro, según lo que me explicó Talita Mara Rodrigues, nuestra guía), me sirve como trampolín para poder describir las distintas sensaciones que pude vivir en este viaje. “Paseo de playa”, le dicen, para diferenciarlo del “paseo a Rio de Janeiro”. Este texto pretende expresar mejor un paisaje inspirador y así evitar el utilitarismo turístico.

Un oriental en África occidental (3) | Joaquín DHoldan

Lo primero es la sensibilización. Ayudar a ver, dar visibilidad. Lo primero es sentir y luego intentar ayudar, tratar de hacer algo para alterar la desigualdad. Primero es sensibilizar, lo segundo ayudar, lo tercero es entender que ayudar no es suficiente y comenzar a fomentar los proyectos, hacerlos sostenibles.

Un oriental en África occidental (2) | Joaquín DHoldan

Si tu palabra implica una decisión, esa responsabilidad tiene el peso de la historia y la importancia del futuro para tu gente querida. Los jóvenes respetan y cuidan a los ancianos, se emocionan con su valor, consideran un honor estar a su lado.

Se busca la comida perfecta | Jaime Clara

No se trata de un viaje gastronómico, sino son treinta y dos viajes en los que el autor busca la inalcanzable comida perfecta. «Durante años he buscado la comida perfecta y me he aproximado un buen número de veces a ellas.

El pueblito de Renoir | Sylvana Cabrera

A minutos de Cannes y de camino a San Remo, me encontré con un balneario que realmente merece la pena visitar. Cagnes-sur-Mer es un lugar de ensueño que no llega a 50.000 habitantes, pero que en alta temporada es visitado por muchos turistas que saben lo que atesora los alrededores de Mónaco.

Isla Negra | Mariana Sosa Azapian

Puede sonar a nombre siniestro, pero en Isla Negra, el poeta chileno Pablo Neruda tenía una casa, que sólo un poeta puede construir, mirando al cristalino Pacífico, como un verdadero almirante del mar y de la tierra, llena de belleza y misterio poético. Como mala cronista de viajes, seré mejor narradora o poeta, si se quiere.

Placeres porteños | Sylvana Cabrera

Esa atención al detalle, ese respeto por el producto se respira apenas se entra en la reciente inaugurada Salumería Ragni ubicada en el corazón de la Recoleta y a pasos del Hotel Alvear. Desde las máquinas alemanas que cortan en doble cero (el corte más fino posible) y las bolsas tipo ziploc en las que los clientes se llevan el fiambre, pasando por la cámara del fondo de constantes 3 grados, y las degustaciones diarias que hace para dar a conocer productos no tradicionales, apuntan a destacar a los protagonistas del lugar: los fiambres.

Un oriental en África occidental (1) | Joaquín DHoldan

Intenté retomar el sueño pensando: “el flujo sanguíneo va tan rápido que hace rebotar una imagen al subconsciente por eso el cerebro la interpreta como un recuerdo”. Es imposible que hubiese vivido esa misma escena, no tanto por la imagen, que por otro lado sería frecuente en próximas madrugadas, sino por lo que sentía. Mi angustia no era producto de la falta de sueño, el calor, el miedo a los mosquitos (y por lo tanto a la Malaria), o la insólita sensación de que el tiempo se había detenido.

El jardín secreto del Museo de la Vie Romantique | Sylvana Cabrera

Este es uno de los museos que a pesar de no ser de los más visitados es uno de mis preferidos. Con ese aire bucólico y la exuberancia de su jardín colmado de pinceladas verdes en distintas tonalidades y de flores, tiene un pequeño restó que es adorable. El museo está instalado en la casa del pintor Ary Scheffer, construida en el año 1830 y situado en Pigalle, en el barrio de La Nouvelle Athènes donde se evoca en cada rincón el período romántico.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (última parte) | Alain Mizrahi

Todos los viajes son únicos. Son vivenciales y cada uno vive y revive esas experiencias en cada momento. Algunas personas, ordenadas y pacientes, suelen describir esas experiencias en cuidados diarios de viaje. Es lo que hizo el amigo Alain Mizrahi, durante un particular viaje a Uzbkistán, una tierra lejana, para un yourugua, como él se denomina. Generosamente comparte ese viaje en Delicatessen.uy en esta y varias entregas.

Almorzar o tomar un café en los museos de París | Sylvana Cabrera

Confieso que tengo una debilidad por visitar los restaurantes o cafeterías de museos. En este viaje recorrí algunos que ya conocía, y otros, que estaban pendientes en mi lista. En esta entrega, les acerco un breve resumen de algunos aspectos que espero les sean útiles, del Museo de Rodin.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (VI) | Alain Mizrahi

Todos los viajes son únicos. Son vivenciales y cada uno vive y revive esas experiencias en cada momento. Algunas personas, ordenadas y pacientes, suelen describir esas experiencias en cuidados diarios de viaje. Es lo que hizo el amigo Alain Mizrahi, durante un particular viaje a Uzbkistán, una tierra lejana, para un yourugua, como él se denomina. Generosamente comparte ese viaje en Delicatessen.uy en esta y varias entregas.

San Remo más allá de la canción | Sylvana Cabrera

San Remo es un pintoresco pueblo en el Mar de Liguria, en el corazón de la Riviera italiana, al cual confieso que solo conocía por el famoso festival que lleva su nombre y de donde han salido figuras de talla internacional como los italianos Doménico Modugno, Iva Zanicchi, Nicola Di Bari, Andrea Bocelli, Laura Pausini, Zucchero, Adriano Celentano y Eros Ramazzoti o del resto del mundo como Ray Charles, Stevie Wonder, Louis Armstrong, Elton John, Madonna, Luis Miguel, Roberto Carlos o Sergio Dalma, por solo mencionar algunos.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (V) | Alain Mizrahi

A principios de este año, cuando surgió la posibilidad de encontrarnos en Francia en ocasión de los 50 años de otro integrante de nuestra barra de la facultad, le dije medio en broma medio en serio “¿y si vamos a Samarcanda?» Y acá estamos finalmente, luego de mucha búsqueda de información en Internet y sobre todo mucha paciencia, especialmente para obtener una visa en el consulado de Uzbekistan en París, ya que no hay ninguna embajada en América del Sur. Samarcanda no sólo existe aún después de más de 25 siglos de historia sino que es la segunda ciudad del país con casi medio millón de habitantes.

Crónicas de San Feliz | Helena Corbellini

Los cuatro viajeros pretendían conocer Sant Joan de los Pirineos en su “primitividad”, por fortuna fuimos más que espectadores, nos internamos en nuestra propio ser primitivo sin explicaciones, en busca de algo que por ser tan profundo, se esconde. Solamente la ensoñación lo expresa. El fuego es un misterio mudo y ardiente.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (IV) | Alain Mizrahi

Mañana parece que nos llevan a un balneario sobre un lago, a 60 km de acá. Estoy ansioso por saber a qué se parece un balneario en un país doblemente enclavado. ¿Sabías que Uzbekistán es el único país del mundo doblemente enclavado, o sea que hay que cruzar dos fronteras para poder llegar al mar? Bueno, ahora sí lo sabés.

Menton, la ciudad del limón | Sylvana Cabrera

En nuestra entrega anterior, les contaba sobre nuestra vista a Menton, una de las ciudades más bonitas de la Costa Azul francesa, que conjuga la belleza de los paisajes montañosos de los Alpes Marítimos con las aguas cristalinas del Mediterráneo y la arquitectura moderna de los puertos de la Riviera con las adorables edificaciones de ese casco antiguo que data del siglo XI.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (III) | Alain Mizrahi

Antes de ir a cenar entramos a un local de venta de alfombras, cuya dueña hablaba sorprendentemente bien francés, y allí Lionel, erudito en alfombras, se puso a revolver todo, elegir, descartar, preguntar, comentar… y esto aun no terminó porque apenas empezó a negociar el precio tuvimos que irnos a cenar así que el regateo quedará para mañana. Y creo que me voy a dejar tentar por una alfombrita yo también, aunque solo sea para alardear que tengo una auténtica alfombra de Bujará comprada en su mismísimo lugar de origen.

La Plaza del Humor | Jaime Clara

«lo que hoy le da más sentido a su prosa es un humorismo tácito, una ironía tierna que no quiere profundizar más en la llaga, una gracia culta de romano ilustre que se retira a su quinta con más libros que conejos».

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (II) | Alain Mizrahi

Todos los viajes son únicos. Son vivenciales y cada uno vive y revive esas experiencias en cada momento. Algunas personas, ordenadas y pacientes, suelen describir esas experiencias en cuidados diarios de viaje. Es lo que hizo el amigo Alain Mizrahi, durante un particular viaje a Uzbkistán, una tierra lejana, para un yourugua, como él se denomina. Generosamente comparte ese viaje en Delicatessen.uy en esta y varias entregas.

Un reducto de paz en los montes gallegos | Alva Sueiras

A Quinta da Auga, antiguo conjunto industrial del S. XVIII, fue inicialmente una fábrica de papel, reconvertida posteriormente en fábrica de paños de lana, aserradero y fábrica de hielo hasta convertirse en el actual hotel boutique de encanto sublime que disfrutamos hoy. El conjunto restaurado en 2003 está compuesto por un embalse, un canal de 600 metros, un acueducto, canales de agua en cantería que cruzan los patios exteriores, un gran depósito de piedra de 360.000 litros, un café, un restaurante y el edificio principal de cinco plantas que alberga hermosos salones y rincones para estar, habitaciones para huéspedes y un spa soberbio.

Diario de viaje: crónica de un yorugua en Uzbekistán (I) | Alain Mizrahi

Aterrizamos en Tashkent a las 03:30 en un vuelo de Aeroflot que venía de París vía Moscú, y puedo decir que fue un aterrizaje tanto en sentido propio como en figurado: gran caos en la fila de la oficina de migraciones, bah, 47 filas para tres ventanillas y todo el mundo agolpado como si fueran a sacar entradas para un clásico. Una vez pasada la ventanilla de migraciones tenés que llenar un formulario escrito en alfabeto cirílico que podría haber sido en chino cantonés o mandarín y daba lo mismo.

La exquisita bohemia de la campiña uruguaya | Alva Sueiras

Uruguay tiene su campiña y esta tiene su encanto. Una suerte de bohemia discreta y modesta que nos ofrece rincones insospechados y sorprendentes. Tesoros que se esconden y cobijan tras las sendas de un país que vamos descubriendo de a poquito, con la cadencia pausada de un territorio que se sabe exquisito y se viste con sencillez.

Un santuario del buen vivir en Carmelo | Alva Sueiras

La penillanura suavemente ondulada que define la geografía uruguaya atesora sugerentes sorpresas que se sortean como caprichos, a lo largo y ancho del país. Adentrarnos en sus caminos puede aventurarnos al descubrimiento de lugares de ensueño, proyectados con la inteligencia de quien construye un motivo que resignifica su rincón en el mundo. La campiña uruguaya tras el sofisticado escaparate de un alojamiento destinado al deleite y los placeres del buen vivir.

Una antropología veranierga | Jaime Clara

No se lo puede entender sin la mención de los argentinos. Cuántas veces hemos escuchado decir, tanto en forma elogiosa como peyorativa, que se trata de un enclave argentino en territorio uruguayo. Para Trochón era relevante determinar si a los visitantes del otro lado del Río de la Plata se les puede considerar turistas. Quizás en una primera época sí, sobre todo cuando se hospedaban en hoteles, hasta los sesenta.

Un café en las montañas, por favor | Tania de Tomas, desde Colombia

En la tierra de Juan Valdez las curvas para llegar a Manizales (ciudad del departamento de Caldas, Colombia) son imposibles. Me mareo, me dan náuseas, contengo la respiración. De a ratos abro los ojos y me consuela ver la frondosidad que exuda el paisaje. “Estamos a 2.100 metros”, dicen, y para alguien que viene de un sitio suavemente ondulado, eso es mucho.

El viajar es un placer que nos suele suceder | Jaime Clara

No quiero caer en los lugares comunes sobre que la literatura es un viaje, o que uno viaja cuando lee y ese tipo de verdades mil veces repetidas. Una cosa son esos axiomas y otra es la literatura sobre viajes, que debo confesar, descubrí en forma tardía y trato, vertiginosamente, de ponerme al día.

El arte de viajar | Delicatessen.uy

Marcello Figueredo no deja de sorprendernos. A pocos meses de la publicación del emblemático libro-homenaje «Rambla», el escritor y periodista uruguayo nos propone un ciclo de charlas que promete permitirnos viajar alrededor del mundo sin movernos de Montevideo. Figueredo trabajó, entre otros medios, en el diario El País, Canal 12 y Radio Sarandí.

Historias con Alma | Sylvana Cabrera

Cualquier emprendimiento tiene el alma de aquellos que lo sueñan, lo concretan y lo llevan adelante. Este es el caso de un hotel boutique en una casona de 1880, que se asoma tímidamente en pleno corazón de Plaza Zabala. Alma Histórica es el sueño y el resultado de la dedicación diaria de una familia de origen italiano que reparte los días del año entre Montevideo y Londres.

El jardín de África | Alva Sueiras

Las frutas exóticas y sabrosísimas llenan los aromas de un mercado donde el pescado fresco y los mariscos co-protagonizan el elenco diario y la oferta gastronómica de las islas. Ocho de cada diez árboles isleños, dan frutos. Cabe imaginar la suculenta variedad de dulces manjares que van desde el mango al fruta pão, que hervido o frito suele acompañar pescados. El pulpo, los caracoles de mar y las santolas (centollos) forman parte de la dieta diaria, que unidas a salsas picantonas a base de piri-piri, garantizan suculentos placeres culinarios.

Souvenir | Alva Sueiras

Viajar y viajar, ¿quién no dedicaría una porción golosa del año a ello? Los viajes nos moldean, nos transforman, nos mejoran, o al menos, tienen esa capacidad si los afrontamos con apertura y la intencionalidad de entender y aprender. Nos enseñan que hay vida más allá de nuestras lindes geográficas y que en ellas, habitan seres que tienen miradas y costumbres diferentes a las propias. Si bien es complejo dejar el criterio de autorreferencia en casa, viajar nos permite ampliar los márgenes de nuestros afluentes intelectuales.

La isla dichosa | Alva Sueiras

Me despierta una gran ternura leer o escuchar a alguien que evoca su infancia con la adoración de los paraísos rememorados y la certeza de haber vivido tiempos superiores, tan felices y puros como efímeros. Conmovedoras películas como Cinema Paradiso, Baaria o Un toque de Canela, nos transportan a una mirada infantil con esa delicadeza y candidez de los narradores capaces de llenarnos el corazón de emociones.

Los canastos voladores | Jaime Clara

Los lugares turísticos tienen alguna atracción que los distingue. A veces son referencias a la historia, casas de famosos o residencias, otras tienen que ver con accidentes geográficos, que hacen que un punto tenga interés. Las políticas turísticas y las estrategias privadas, apuntan, generalmente, a desarrollar actividades en torno a ese lugar distintivo.

Un remanso de paz en la campiña uruguaya | Alva Sueiras

De tanto en cuanto, mente y cuerpo nos piden una tregua, un descanso, un alivio a nuestra cotidianidad para recobrar el aliento, recuperar fuerzas y recomponer el complejo puzzle de nuestra existencia en su cruzada con el día a día. Los viajes nos ayudan a desempolvarnos de la herrumbre que nos envuelve cuando la falta de tiempo impera y los deberes no dejan de acumularse. Lastimosamente, no siempre tenemos el tiempo o los recursos para emprender ese viaje anhelado. El arte en estos casos radica en encontrar caminos intermedios, espacios cercanos que nos permitan desconectar y restaurarnos.

Librerías de Portugal, el fado ilustre de los libros | Alva Sueiras

Amamos los libros. Su forma, su presencia, su tacto entre nuestras manos. El aroma que desprenden cuando recién salen de imprenta y el de lo añejo, cuando son libros viejos con historias sobre la historia que atesoran. Nos reconfortan y nos acunan, nos muestran, nos sorprenden y nos hacen reflexionar, nos permiten ser otros; pueden hacernos mejores. Aprendimos a no saber vivir sin ellos.

La otra orilla II | Alva Sueiras

Cuenta la leyenda que las tierras de África e Iberia estuvieron unidas hasta que Heracles, en una titánica batalla contra Anteo, abrió a golpe de sable el Estrecho de Gibraltar, dejando a un lado un mar y al otro un océano, separando ambos mundos con un único y certero golpe.

La otra orilla I | Alva Sueiras

Dejándome conducir por las revueltas de la memoria, fui a acampar en la tibiez de una noche de verano, años ha. Apoyados los codos sobre un pretil de la Alcazaba, con la mirada absorta en el trozo de tierra que asoma al otro lado. Las luces, que se movían ágilmente, adivinaban un sorteo de autos. ¿A dónde irían? y ¿de dónde vendrían? Siempre quise cruzar ese estrecho trozo de mar. Pero no fue hasta hace unos años, que los vientos soplaron a mi favor y al fin, pude hacer mi preciada, pequeña y primera incursión en continente africano.