China Zorrilla: el teatro nos ayuda a ser felices | Ana Larravide

China andará por el paraíso. Desde allí, como el flaco Abel, nos guía. Su bondad. Su manera de sonreírle a uno con la cabeza un poquito inclinada como un gorrión. Su buen humor interminable, con el que unos días antes de morirse le propuso a Carlitos Perciavalle: «¡deberíamos casarnos, Carlitos: nosotros nos reímos mucho juntos!»… Bueno: estuvieron casados muchas noches, cuando gracias a Mark Twain fueron Adán y Eva. Carlitos,