La máquina de pensar | Matías Mauricio

Para la paga de impuestos y otros quilombos de orden legal fue Israel Zeitlin; para los que profesamos su amor: César Tiempo. Hombre imperecedero de oficio tentacular (poeta, periodista, novelista, ensayista, hombre de teatro, guionista de cine, letrista) que donó su humus de arrabal a la creación de esta “homogeneidad imagina” que solemos llamar “porteñidad”; construida en gran parte por individuos no nacidos en la ciudad del tango; cabe de