La imaginación es la herramienta más poderosa de nuestra especie | Alfredo Ghierra

Alfredo Ghierra, en su página web Ghierra Intendente, se presenta de esta manera: «Soy montevideano por nacimiento y por elección. Estudié muchas de las cosas que más me gustan, como cine, arte y arquitectura, pero debería tener varias vidas para hacer todo lo que me interesa. Todos mis trabajos han tenido relación con alguna de esas disciplinas o con todas a la vez. De hecho llevo 20 años exponiendo(me) a través de mi arte que utiliza a las ciudades como tema, a Montevideo como musa y al Tiempo como leitmotiv. A veces Montevideo me ha expulsado, o me ha invitado a retirarme, por eso viví en Sao Paulo, en Sofía, en Venecia y pasé muchos años de mi vida en busca de un lugar en el mundo. Final- mente, hace 12 años, visitando Uruguay, me di cuenta de que era aquí donde quería estar y aquí estoy. Puedo decir que tengo la vida que quiero porque no me faltan los amigos ni el amor. Intento cada día pensar y hacer. Detesto perder tiempo porque es el único tesoro que hay.

Un sabor de la infancia
La pastafrola de mi abuela Ema.

Una manía confesable
Muchas… pero por ejemplo tener un orden específico para los objetos en el escurreplatos.

Un amuleto
San Jorge.

El último libro que leí
El olvidado Siglo XX, Tony Yudt.

Una película que me marcó
Boyhood, Richard Linklater.

Algo que evito
Hablar de los demás.

Si pudiera volver a empezar sería
Sin sentir orgullo ni pesar, creo que sería el mismo.

Un lugar para vivir
Montevideo.

Un lugar para volver
Lisboa.

Una materia pendiente
Seguir aprendiendo siempre.

Un acontecimiento que cambió mi vida
Cada uno de los días en los que conocí a las personas que quiero.

El escritor definitivo
No existe, y eso está muy bueno. Hay muchas formas de describir la vida con palabras y ni siquiera son comparables.

Algo que jamás usaría
La violencia física sobre otro.

La última vez que pensé “tierra, trágame”
Cada vez que no recuerdo el nombre de la persona que tengo enfrente y llevo rato hablando con ella.

El lugar más feo del mundo
Es el lugar donde no te sentís querido.

Una rutina placentera
Las tertulias con gente curiosa, en todos los sentidos.

Me aburre
La gente que se aburre.

Una extravagancia gastronómica que frecuento
Soy parco en temas culinarios, extravagante sería, por ejemplo, ¿salmón con escones?

Una canción que aún me conmueve
All we ever wanted was everything, Bauhaus.

Un restaurante que nunca falla
Garni, en Solís.

Algo que cambiaría si pudiera
La mirada negativa, o ignorante, o ambas, de buena parte de los ciudadanos y gobernantes de Montevideo sobre su propia ciudad.

El valor humano que más admiro
El pensamiento crítico.

Una última palabra
La imaginación es la herramienta mas poderosa de nuestra especie.