879 House: un rincón gastro-chic con aire francés | Alva Sueiras

Hace apenas tres meses, en esta suerte de revelación gastronómica que vive la capital uruguaya, emergió una nueva propuesta culinaria en el barrio de Pocitos. Un restaurante que incluye un pequeño y selecto almacén gourmet, diseñado con tiento y estilo, un toque de bohemia francesa y cierto aire de refinado desenfado.

La acertada reconstrucción del caserío sumada a la cuidada selección de mobiliario donde se combinan piezas de diseño con elementos clásicos y vintage, le confiere al salón un aura ecléctica. La fachada, cubierta de plantas trepadoras se yergue espléndida y casual con ese encanto distraído de quien se sabe atractivo. Bajo esta, un patio agraciado cubierto de hileras de luces tintineantes.

Los jóvenes Nicolás y Elisa son los responsables de este sueño culinario. Al mando de los fuegos Carlos y a cargo de la panadería Tabaré, ambos ex integrantes del equipo de cocina de La Bourgogne. El resultado de la propuesta, notable.

El emprendimiento ofrece una experiencia gastronómica de 360 grados. Al contrario del común denominador que rige los horarios de la propuesta local, 879 House abre para desayunos, almuerzos, meriendas y cenas.

La tienda gourmet ofrece excelentes panes artesanales, desde brioches a panes integrales, con granos y baguettes, incluyendo los auténticos y originales croissantes franceses en versión plain y con almendras, trenzas y napolitanas rellenas. La oferta es complementada con dulces tartas individuales de una estética tan cuidada que da pena meter la cuchara y deshacer el arte de orfebrería culinaria que cada pieza representa. La tienda también ofrece un surtido de vinos selectos y productos de Narbona.

La carta ofrece un surtido de quiches y bruschettas, incluyendo un vistoso croissant de tinta de calamar relleno de salmón marinado y una atractiva ensalada de espárragos, jamón crudo, huevo mollet y vegetales. Entre los principales nos encontramos con la lasagna firmada por Elisa, el asado confitado al vino tinto y la merluza negra, entre otros platos sugerentes. Nos decidimos por la pata de cordero confitada con papas rotas. Una pieza majestuosa de sabor intenso y ternura sublime, acompañada de una salsa con fondo de carne. Acertamos en la elección. La comida fue acompañada de una exquisita selección de panes, incluyendo un cracker tipo «regañá» hecho con masa de baguette ultra-afinada a rodillo, aceite de oliva extra virgen, olivas, mantequilla con trufa y una crema de queso con ciboulette.

El servicio, en periodo de consolidación, es cortés y amable, con una clara orientación al cliente y esa vocación de servicio tan necesaria en propuestas gastronómicas que apuntan a deslumbrar.

879 House
Tomás Diago 879
Tel: 2714 6344
Mail: 879house@gmail.com
Abierto de miércoles a domingo de 12:00 a 01:00 horas