Crónicas de San Feliz | Helena Corbellini

Los cuatro viajeros pretendían conocer Sant Joan de los Pirineos en su “primitividad”, por fortuna fuimos más que espectadores, nos internamos en nuestra propio ser primitivo sin explicaciones, en busca de algo que por ser tan profundo, se esconde. Solamente la ensoñación lo expresa. El fuego es un misterio mudo y ardiente.