Contenidos

Viajar y descubrir

Luz Culinary Wine Lodge, el lujo de una sencillez calculada | Alva Sueiras

El camino de tierra conduce hasta un mar de pinos donde el verdor se instala, se huele y se palpa. Los pájaros cantan con su bello lenguaje ilegible mientras los mugidos, cada tanto, imponen su vigor en la calma chicha de la tarde. En este rincón de la campiña fernandina, se asoma, discreto, un oasis salmón.

Pensamiento crítico

El beso | Marcelo Marchese

Siempre me llamó la atención que las prostitutas se prestaran a todo pero que no comprometieran el beso, se pregunta Marcelo Marchese en su nota.

El ADN

Joyera | Sara Sabah

Sara Sabah nació en Israel y siendo niña vino a Uruguay. Es cantante, productora, docente, preparadora vocal para actores. Uno de sus discos solita es de canciones sefaradíes.

Cocina de cuentos

El primer beso | Clarice Lispector

No sabía cómo ni por qué, pero ahora se sentía más cerca del agua, la presentía más próxima y los ojos se le iban más allá de la ventana recorriendo la carretera…

Cultura y derivados

Con letra clara | Miguel Barrero

Libros frente a la barbarie, la boda y el funeral y el horizonte de Aníbal es el juego a tres bandas que hace este gran amigo de Delicatessen.uy que es Miguel Barrero

Pensamiento crítico

Deficiente en historia | Jaime Clara

Los feriados son fechas de celebración y de recuerdo de hechos histórico. ¿Está bien que se corran solo para fomentar el turismo interno?

Memorias

La parte faltante de Rasputín | Omar López Mato

Grigori Rasputín murió asesinado por aristócratas rusos temerosos del poder que ejercía sobre el Zar y su familia. A pesar de recibir dosis de veneno que acabarían con un ejército, el monje debió ser ultimado a balazos.

Cocina de cuentos

Banderas | Cristina Peri Rossi

Por cada hombre muerto, se regala una bandera. La ceremonia es sencilla y se desarrolla siempre de la misma forma, en la intimidad de la familia y sin curiosos que interfieran. Primero llegan dos oficiales que comunican la triste noticia a los deudos

Gastronomía

Canela, la rama más aromática | Alva Sueiras

Con notas a tierra y clavo, aroma dulce y penetrante, y un sabor cálido y picante, la canela es una especia muy preciada que ha sabido consolidar su toque único y distintivo tanto en recetas dulces como saladas.

El porqué de las cosas

Whisky | Ricardo Soca

La palabra galesa uisge ‘agua’ tiene el mismo ancestro indoeuropeo que water ‘agua’ en el inglés actual tomado la raíz wed- , mientras que beatha ‘vida’, proviene del latín vita.

Cultura y derivados

Volcanes sagrados | Laura M. Álvarez

¿Qué y quiénes son los pueblos malditos? Pueblos malditos, etnias marginadas, colectivos humanos tradicionalmente apartados de la comunidad, despreciados, temidos a menudo y perseguidos siempre, sin derechos reconocidos

El ADN

Los reseteos generaron instancias superiores | Marciano Durán

Marciano Durán (Florida, 1956) escribió durante muchos años una crónica de humor semanal que se publicaba en la web con derecho a reproducirla solo respetando el nombre, cosa que a veces sucedió y muchas más le fue cambiado por nombres

Cocina de cuentos

Las moscas | Horacio Quiroga

En medio del rozado perdido por la sequía, el árbol tronchado yace siempre en un páramo de cenizas. Sentado contra el tronco, el dorso apoyado en él, me hallo también inmóvil. En algún punto de la espalda tengo la columna vertebral rota.

El porqué de las cosas

Espipellar | Francesc Fusté-Forné

En la sociedad en general a nadie le gusta que le digan que se ha equivocado y se tiende siempre a culpar al otro. Es difícil conseguir lo que se llama la razón cordial: combinar mente y sentimiento, cabeza y corazón.

Cultura y derivados

Textículos bien puestos | Jaime Clara

Una suerte de gran collage cargado de imágenes, poemas, frases, dibujos, recortes, letras transferibles, signos, símbolos, caricaturas, en una suerte de bestiario (palabra que está en el libro) parecido a algunos libros de Julio Cortázar

Cocina de cuentos

Los niños felices | Arthur Machen

Un día después de la Navidad de 1915, mis deberes profesionales me llevaron al Norte; o, para ser más preciso, como nuestros convencionalismos, al “Distrito Nordeste”. Había habido ciertas charlas singulares; varios chismorreos respecto a que los alemanes tenían un