Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (última parte) | Alain Mizrahi

Todos los viajes son únicos. Son vivenciales y cada uno vive y revive esas experiencias en cada momento. Algunas personas, ordenadas y pacientes, suelen describir esas experiencias en cuidados diarios de viaje. Es lo que hizo el amigo Alain Mizrahi, durante un particular viaje a Uzbkistán, una tierra lejana, para un yourugua, como él se denomina. Generosamente comparte ese viaje en Delicatessen.uy en esta y varias entregas.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (VI) | Alain Mizrahi

Todos los viajes son únicos. Son vivenciales y cada uno vive y revive esas experiencias en cada momento. Algunas personas, ordenadas y pacientes, suelen describir esas experiencias en cuidados diarios de viaje. Es lo que hizo el amigo Alain Mizrahi, durante un particular viaje a Uzbkistán, una tierra lejana, para un yourugua, como él se denomina. Generosamente comparte ese viaje en Delicatessen.uy en esta y varias entregas.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (V) | Alain Mizrahi

A principios de este año, cuando surgió la posibilidad de encontrarnos en Francia en ocasión de los 50 años de otro integrante de nuestra barra de la facultad, le dije medio en broma medio en serio “¿y si vamos a Samarcanda?» Y acá estamos finalmente, luego de mucha búsqueda de información en Internet y sobre todo mucha paciencia, especialmente para obtener una visa en el consulado de Uzbekistan en París, ya que no hay ninguna embajada en América del Sur. Samarcanda no sólo existe aún después de más de 25 siglos de historia sino que es la segunda ciudad del país con casi medio millón de habitantes.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (IV) | Alain Mizrahi

Mañana parece que nos llevan a un balneario sobre un lago, a 60 km de acá. Estoy ansioso por saber a qué se parece un balneario en un país doblemente enclavado. ¿Sabías que Uzbekistán es el único país del mundo doblemente enclavado, o sea que hay que cruzar dos fronteras para poder llegar al mar? Bueno, ahora sí lo sabés.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (III) | Alain Mizrahi

Antes de ir a cenar entramos a un local de venta de alfombras, cuya dueña hablaba sorprendentemente bien francés, y allí Lionel, erudito en alfombras, se puso a revolver todo, elegir, descartar, preguntar, comentar… y esto aun no terminó porque apenas empezó a negociar el precio tuvimos que irnos a cenar así que el regateo quedará para mañana. Y creo que me voy a dejar tentar por una alfombrita yo también, aunque solo sea para alardear que tengo una auténtica alfombra de Bujará comprada en su mismísimo lugar de origen.

Diario de viaje: crónicas de un yorugua en Uzbekistán (II) | Alain Mizrahi

Todos los viajes son únicos. Son vivenciales y cada uno vive y revive esas experiencias en cada momento. Algunas personas, ordenadas y pacientes, suelen describir esas experiencias en cuidados diarios de viaje. Es lo que hizo el amigo Alain Mizrahi, durante un particular viaje a Uzbkistán, una tierra lejana, para un yourugua, como él se denomina. Generosamente comparte ese viaje en Delicatessen.uy en esta y varias entregas.

Diario de viaje: crónica de un yorugua en Uzbekistán (I) | Alain Mizrahi

Aterrizamos en Tashkent a las 03:30 en un vuelo de Aeroflot que venía de París vía Moscú, y puedo decir que fue un aterrizaje tanto en sentido propio como en figurado: gran caos en la fila de la oficina de migraciones, bah, 47 filas para tres ventanillas y todo el mundo agolpado como si fueran a sacar entradas para un clásico. Una vez pasada la ventanilla de migraciones tenés que llenar un formulario escrito en alfabeto cirílico que podría haber sido en chino cantonés o mandarín y daba lo mismo.