Cafecito París | Margarita G. Telesca

Pruebo. Delicioso. Café recién hecho, temperatura perfecta. El aire de la ciudad recorre las mesas volando las servilletas sueltas. Las hojas de los plátanos decoran la vereda. Los parisinos tienen la suerte de disfrutar del hermoso verde de esos árboles sin las molestas felpillas que tenemos en Montevideo, grandes responsables de los ataques de alergia y conjuntivitis de los que caminan sin lentes en las tardes de viento de nuestra capital.

Notre Dame

Notre-Dame, la señora de piedra | Ana Broggio

No es la primera vez que Notre-Dame es sinónimo de emociones y desafíos, el templo ha sido una veta para artesanos, constructores, arquitectos y artistas desde hace más de ocho siglos. Ya sea como telón de fondo o como protagonista absoluta, esta obra viva es un testigo de la historia, no solo de París sino del mundo. Basta con recorrer los titulares de diversos medios, incluso más allá de occidente, para constatar el impacto de este terremoto simbólico.

Notre Dame incendio

¡Ardió París! | Raúl Ronzoni

A escasa distancia de dónde me había instalado una pareja de veteranos lloraba. “¡Oh, mon dieu est horrible!”, se lamentaba la mujer mientras buscaba consuelo sobre el hombro de su esposo. El hombre, más explícito, furioso e impotente, maldecía: “¡Merde! ¡Merde!”. A su lado varias adolescentes tomadas de la mano expresan su dolor. Tanto que ni siquiera miran las pantallas de sus celulares. Un dolor sin edad. Notre Dame integra el ADN de todos los franceses desde que su nacimiento. A mi izquierda un grupo de turistas japoneses rompe la sobriedad de su raza y se abrazan conmovidos. Agoté mis lágrimas. No tenía a nadie a mi lado para consolarme. Me apoyé en el nutrido grupo de dolientes que fue aumentado progresivamente hasta que en la noche del martes 16 eran miles.

La Grande Épicerie hace honor a nuestro blog. Mayor reducto de delicatessen de París y meca de los gourmands | Sylvana Cabrera

Una visita obligada al menos para mi gusto es La Grande Épicerie en París. Ubicada frente a Le Bon Marche, uno de los almacenes más elegantes de la ciudad, este reducto gourmet alberga una interesante oferta de productos que van desde panes, aguas, vinos, frutas, verduras, especias, tés, aceites y miles de delicatessen.

París siempre es noticia | Sylvana Cabrera

Es innegable que la ciudad de París siempre sorprende por su dinamismo y capacidad de sumar actividades y lugares que puedan despertar el interés de cualquier mortal, más allá de sus preferencias. Por eso, de ingreso y de regreso a Europa, siempre me tomo el tiempo de disfrutar de París y de visitar lo nuevo y lo de siempre, que en lo personal, nunca me cansa.

Misión imposible: París en 48 horas | Priscila Guinovart

El Sena atraviesa París de forma bastante inusual: lo zigzaguea. Por lo tanto, mantenerse al lado del río lo llevará a conocer la Torre Eiffel, el Louvre, Notre Dame, la Asamblea Nacional y la Conciergerie, entre otras delicias arquitectónicas. Tenga en cuenta que, si bien le hablo de una distancia poco mayor a cinco kilómetros, hay mucho (¡mucho!) para ver – solamente la foto saltando con la Torre Eiffel detrás se traduce en una inversión de diez minutos.

Comer y beber en el museo Museo Branly – Jacques Chirac de París | Sylvana Cabrera

A pasos del Sena, a cuadras de la imponente dama parisina (la mismísima Tour Eiffel) y a pasos de la Catedral Ortodoxa Rusa que deslumbra con sus cinco cúpulas de un brillo intenso, este museo es uno de los íconos de la modernidad parisina. El objetivo de este museo es dar a conocer el arte de las culturas de África, Oceanía, Asia y América, mostrando los aspectos más relevantes de estas diferentes culturas desde lo artístico, histórico y antropológico.

Almorzar en los museos: D’Orsay de París | Sylvana Cabrera

Localizado en el corazón de París, a orillas del Sena y frente al jardín de las Tuilleries, el Museo D’Orsay está instalado en la vieja estación que lleva su nombre -cuyo edificio tras dos años de construcción-, fue inaugurado el 14 de julio de 1900 con motivo de la Exposición Universal. De 1900 a 1939 la estación fue el epicentro de la ciudad, contando con un importante flujo de pasajeros, mientras que el hotel, recibía además de los viajeros, a referentes de la sociedad, el arte y la política, que celebraban allí sus reuniones y banquetes.

El jardín secreto del Museo de la Vie Romantique | Sylvana Cabrera

Este es uno de los museos que a pesar de no ser de los más visitados es uno de mis preferidos. Con ese aire bucólico y la exuberancia de su jardín colmado de pinceladas verdes en distintas tonalidades y de flores, tiene un pequeño restó que es adorable. El museo está instalado en la casa del pintor Ary Scheffer, construida en el año 1830 y situado en Pigalle, en el barrio de La Nouvelle Athènes donde se evoca en cada rincón el período romántico.