Verde que te quiero verde | Alva Sueiras

Como un poema, al que no le faltara piel ni luna, el festival tiene la cadencia rítmica de los versos atemperados. Estrofas y eventos que, en su magistral composición, nos ofrecen una obra redonda y trascendente. Imagino a la gitana de Lorca, asomando el semblante curiosa, en un balcón allá en lo alto, sobre la plazuela de Jacksonville.

Mucho más que música | Alva Sueiras

Un buen amigo nos trajo de uno de sus viajes un hermoso regalo. Elías nos trajo un tapón. De entrada podría sonar simple, pero ese tapón es una pieza de cristal hecha a mano bajo la atenta mirada de un artesano con décadas de oficio. El pequeño artefacto no llegó desnudo, estaba atesorado dentro de una elegante caja negra, reposando sobre un diminuto almohadón de raso con un hueco calculado para que la pieza encajara sin dañarse. Si bien el contenido es importante, el envoltorio tiene la capacidad de ensalzar y poner en relieve el valor del objeto que contiene. Conseguir ensalzar una pieza a través del envoltorio adecuado, es un arte y un ejercicio de justicia estética.