Sikander Museum | Juan Antonio Varese

Llegamos a Dubai, un milagro de cemento en el desierto arábigo, desde el vecino sultanato de Omán en un taxi conducido por un simpático joven, atravesando carreteras de cuatro carriles y variedad de autos de lujo. De seguro que nos cruzamos con varios Ferraris entre Mercedes y Jaguares de modelos tan exclusivos como los que se ven en las revistas especializadas de automovilismo.