Un santuario del buen vivir en Carmelo | Alva Sueiras

La penillanura suavemente ondulada que define la geografía uruguaya atesora sugerentes sorpresas que se sortean como caprichos, a lo largo y ancho del país. Adentrarnos en sus caminos puede aventurarnos al descubrimiento de lugares de ensueño, proyectados con la inteligencia de quien construye un motivo que resignifica su rincón en el mundo. La campiña uruguaya tras el sofisticado escaparate de un alojamiento destinado al deleite y los placeres del buen vivir.

Así fue como llegamos, siguiendo las sendas del interior del país, hasta el Carmelo Hotel Resort & Spa, un remanso de paz entre viñas y pinares que asoma sus bondades al emblemático Río de la Plata. El complejo, perfectamente integrado en el entorno paisajístico, posee un distintivo touch rústico que recuerda a los refugios de alta montaña, donde la piedra y la madera cobran un protagonismo decisivo.

En la entrada y previo al registro, el huésped es sorprendido con un té especiado a modo de bienvenida. El amplio edificio principal está compuesto por múltiples rincones confortables e inspiradores, donde se combinan con acierto piezas de oriente y occidente, al abrigo de las diversas chimeneas que otorgan candidez al lugar. Grandes ventanales nos muestran la majestuosa piscina exterior de dos niveles, corazón estival de la estancia. Al fondo, el Río de la Plata solemne, testigo y protagonista de un paisaje afortunado.

Las unidades de alojamiento del hotel están conformadas por 24 suites en dúplex y una veintena de villas independientes sorteadas entre viñas, eucaliptos y pinos. Elegir una villa como opción de alojamiento resultó un gran acierto. Independencia, tranquilidad y una vista hipnótica y relajante hacia el río. Las confortables y amplias estancias de selecta decoración, cuentan con todo lujo de comodidades y detalles. Los amantes de la arquitectura disfrutarán del majestuoso baño regado de luz por un privado patio inglés que permite que la estancia respire el vergel que traslucen sus cristaleras. Sin duda y a estos ojos, la nave nodriza ideal en la que hibernar felizmente por semanas, entre teclas y libros.

El Hotel cuenta con una selecta y amplia oferta gastronómica, protagonizada por los productos locales de primer nivel. Pura, el restaurante a la carta, ofrece una propuesta de bases uruguayas y toque mediterráneo. El cordero en dos texturas acompañado de una sutil polenta frita resultó excelente y la pasta rellena con alcauciles y salteado con aceitunas y almendras, deliciosa. Los postres, sublimes en su elaboración, originalidad y cuidada presentación. Dulces piezas artísticas en una interpretación sin precedentes del lemon pie o las múltiples versiones del maní, que en helado alcanza su cumbre.

Junto a la piscina, se encuentra el restaurante Río (especializado en pescados, mariscos y carnes) y el bar Mandara, con una interesante selección de carnes y tapas. El Hotel cuenta además con una hermosa e interesante bodega.

Para culminar el deleite, el Hotel, gestionado por la emblemática firma Hyatt, posee un spa de corte zen, gobernado por distinguidos ambientes, cuidados con mimo y detalle hasta la excelencia. La piscina climatizada está rodeada de majestuosos ventanales que integran el paisaje boscoso en la armonía de este espacio trazado para el relax. El spa ofrece una diversa propuesta de tratamientos y masajes y cuenta con un amplio y bien dotado gimnasio.

Sin duda encontramos el rincón ideal para una escapada reponedora. La penillanura suavemente ondulada de este país, bajo su rostro de piel lavada, esconde tesoros y santuarios perfectos.

 

Carmelo Resort & Spa – A Hyatt Hotel
Ruta 21, Km 262
Carmelo, Colonia. Uruguay
Tel: 4542 9000
Mail: reservations.carmelo@hyatt.com
Website: carmelo.hyatt.com
Imágenes: Alva Sueiras