Frida Kahlo, una mirada ilustrada | Jaime Clara

En la sofocante tarde del sábado 24, me encontraba en la puerta de la hermosa librería Escaramuza, sobre la calle Pablo de María. Mientras respiraba aire caliente, esperaba a Alva que ultimaba las compras navideñas, fui testigo del diálogo entre una hija veinteañera y un padre joven, que se aprontaban para salir en moto. Mientras arreglaban sus enseres para partir, se colocaban los chalecos reflectivos, la hija le dijo, de la nada, «Papá odio a Frida Kahlo». El padre levantó la vista, enlenteció su tarea para prestarle atención, mientras comenzó la explicación. «Dibujaba horrible, se casó con un viejo como Diego Rivera que le fue infiel todo el tiempo, hasta con la hermana, tenía un carácter retorcido», dijo la adolescente con firmeza y cierto enojo. Traté de concentrarme en la lectura de un libro que había comprado, para no sentir que trasgredía un diálogo familiar. Pasaron unos minutos, cuando ambos se colocaron los cascos, subieron a la moto y partieron en medio de la tarde bochornosa. Me quedé pensando de dónde vendría la conversación, que surgió -insisto- casi que de la nada. Sospecho, aunque no puedo afirmarlo, que estarían en la librería y habrían visto algunos de los libros de y sobre Kahlo que allí se ofrecen. Pero lo cierto es que me sorprendió la contundencia y el conocimiento de la hija, dejando boquiabierto a su padre.

Al llegar a mi casa, sobre mi escritorio, quiso la casualidad, estuviera un libro recién llegado a Montevideo, que la Editorial Lumen, editó en Barcelona. Por lo tanto, ante la evidencia, me dispongo a compartir la reseña, en esta columna de Delicatessen.uy.

El talento no tiene edad ni fronteras. Cada día, con mayor frecuencia, nos encontramos con gratas sorpresas que, desconocidas, hacen gala de originales formas de expresión. En ilustración, es muy difícil encontrar un camino personal, un estilo. En general lleva mucho tiempo, mucho trabajo. En el caso que nos ocupa, se trata de una ilustradora que nació en Huelva, que desde España muestra su ductilidad como ilustradora. Seguramente en su tierra su nombre es conocido, pero al Río de la Plata acaba de llegar un libro que la presenta a lo grande. 

Se llama Maria Hesse (1982). Es diseñadora, ilustradora y escritora. En una entrevista le preguntaron algunas características de su persona. Ella respondió que es » tremendamente despistada y desordenada. Tengo dislexia por lo que confundo muy a menudo derecha con izquierda, leo las cosas como me da la gana y escribo aun peor. De hecho, creo que mucha gente piensa que soy extranjera por como escribo en las redes reforzado con lo del apellido Hesse. Me afecta muchísimo todo para bien y para mal. Me considero muy trabajadora y persistente, y eso que en el fondo me encanta no hacer nada.»

Si bien se recuerda dibujando desde los seis años, dice que encontró esta forma de expresión como medio de vida, casi que por casualidad. «No sabía ni que existía una especialidad de ilustración. Me recuerdo dibujando de siempre, pero en medio del camino me despisté y me diplomé en magisterio de Educación Especial. Pero como la cabra tira al monte, cuando tenía 29 años estudié ilustración porque tenía claro que quería hacer de mi pasión, mi medio de vida. Y a día de hoy no se durante cuánto tiempo querré dedicarme a la ilustración, pero si estoy seguro que siempre me gustará dibujar.»

Trabajó para diferentes publicaciones, para aplicaciones, para niños, y acaba de publicar su primer libro para adultos. Se trata de una biografía ilustrada de Frida Kahlo. Cuesta definir si es una biografía con ilustraciones o ilustraciones con datos biográficos. Lo cierto es que Hesse, primero estudia una cuidada bibliografía, filmografía y documentales sobre la sufrida artista plástica. A partir de esa investigación, comienza a ilustrar diferentes situaciones de la vida y el dolor de Kahlo, con un estilo por momentos naif, con un dibujo casi infantil, pero que logran transmitir los momentos fundamentales de vida de Frida. Desde la Frida niña, joven y adolescente, el entorno familiar, los accidentes que la marcaron, los amores y desamores, los dolores y las tragedias, las pinturas, sus fidelidades e infidelidades, la vida y la muerte que siempre la rodeó, junto al compromiso, la ideología y los viajes por diferentes lugares. Todo está ilustrado por Hesse, a lo que se le suma la voz, en primera persona de Frida, para contar y avanzar en relato de su vida. Desde el punto de vida de la investigación, la ilustradora Hesse tuvo el gran mérito y el trabajo infructuoso, de elegir citas y datos que en la voz de Frida transformen en un libro en el que Kahlo es la que cuenta.

A diferencia de la adolescente de la moto, María Hesse admira profundamente a Frida como artista plástica y como mujer. Si padre e hija vuelven por Escaramuza, o en cualquier librería, y encuentran este libro, de bellísima edición por cierto, quizás puedan tener otra mirada, menos severa, sobre una mujer que marcó la iconografía mexicana, la plástica femenina del siglo XX en el continente con una vida cargada de sufrimientos, luces y sombras.

 

Frida Kahlo
Una biografía
María Hesse
Editorial Lumen
Barcelona 2016
149 págs.