La Cenicienta de la cocina | Sylvana Cabrera

Vaya a saber por qué en nuestro país le damos una categoría mayor o menor a algunos productos, que por cierto son realmente deliciosos. Tal vez sea que los precios nos condicionan y por eso se convierten casi en productos de segunda. Esto sucede con la bendita polenta y ni que hablar con la Ricotta, una verdadera Cenicienta en la cocina.

Ricota (del italiano ricotta, y éste del latín recocta, ‘recocida’), es un queso obtenido de un segundo procesamiento del suero lácteo producido como derivado en la elaboración de quesos de pasta blanda, de color blanco, sabor suave y textura blanda y granulosa, es un elemento crucial en la cocina italiana y se emplea para postres y platos salados por igual; es uno de los rellenos tradicionales para la pasta.

Lo cierto es que no solo tiene una ductilidad única ya que se puede preparar tanto en elaboraciones saladas como dulces, sino que sirve de relleno de tartas, empanadas o pastas y dependiendo de su textura (más ligera en dips y más compacta en cubos para ensaladas o incluso empanadas para milanesas al horno o fritas), nos permite dejar volar nuestra imaginación.

En Sin Pretensiones nos gusta reivindicar aquellos productos nobles que han estado relegados por años en nuestras cocinas y darles un destaque a través de recetas sencillas pero deliciosas como este clásico de nuestro restaurante.

Tarta de ricota y lima de Sin Pretensiones

Ingredientes:

Masa:
300 g de harina
150 g de manteca
100 g de azúcar
2 yemas
5 g de polvo de hornear

Para el relleno:
500 g de una buena ricotta
6 yemas
1 cta de ralladura de cáscara de lima
100 g de azúcar

Preparación:
En un bowl o sobre una mesada muy limpia, colocar la harina, el azúcar y la manteca bien fría cortada en cubitos. Con la yema de los dedos preparar un arenado. Agregar las yemas y formar la masa. Llevar a heladera la masa envuelta en nylon film y dejar reposar unos 30 minutos. Mientras tanto, preparar el relleno. Mezclar con la ayuda de una batidora las yemas y el azúcar a punto amarillo pálido. Incorporar la ricotta y mezclar bien. Añadir la ralladura de cáscara de lima y verter el relleno sobre la masa estirada en una tartera desmontable previamente enmantecada y enharinada. Llevar a horno precalentado a 160º C por unos 60 minutos o hasta que la masa esté cocida y el relleno compacto.

Sin Pretensiones Restaurante Viejo Almacén
Peatonal Sarandí 366
Tel. 2916 9972
Montevideo