Manías | El gourmet enmascarado

Si bien la máxima tantas veces repetida indica que «el cliente siempre tiene la razón», eso no es así. Quien haya atendido público, sabe muy bien que muchas veces hay que lidiar con embates irracionales que se deben administrar con la mejor cara. De todos modos, en materia de servicios turísticos y gastronomía, hay que saber conciliar lo que se ofrece con lo que recibe el usuario.