Cita a ciegas | Alva Sueiras

Hace algunos meses, en conocimiento de mi afán exploratorio en aquello del buen comer, recibí una invitación enigmática. Iríamos a cenar. El dónde era la incógnita de una ecuación gastronómica que jamás había explorado hasta la fecha y que acabó siendo, una de las experiencias más impactantes a las que me he enfrentado a la hora de sentarme a la mesa.